Pavoni formación Toledo
Centro de Formación Pavoni

La responsabilidad social para nosotros es muy importante, como fundación sin ánimo de lucro que somos. Entendemos que formando técnicos de calidad, especializados y que consigan una titulación oficial, facilitamos la incorporación de estas personas a puestos de trabajo de calidad. Así, nosotros entendemos la formación como un instrumento, un medio para luchar contra el grave problema del desempleo actual y el riesgo de exclusión social que éste acarrea como consecuencia. Por otro lado, y en consonancia con lo anterior, intentamos que el acceso a esa formación sea siempre gratuita y accesible para nuestros alumnos. Sin ir más lejos, en el pasado 2014 el 100% de los cursos que hemos realizado han sido gratuitos para los participantes siendo subvencionados por la Consejería de Empleo de Castilla la Mancha y cofinanciados por el Fondo Social Europeo.

Fachada Pavoni Centro de Formación en Ugena Toledo
Síguenos
prácticas presenciales

Prácticas presenciales. Criterios para su elaboración.

Prácticas presenciales. Criterios para su elaboración.

Con el objetivo de evaluar los conocimientos de carácter práctico de los alumnos, se pueden utilizar diferentes prácticas en las que sea necesario aplicar los conocimientos aprendidos.

Todos los instrumentos que utilicemos para evaluar, ya sean aprendizajes teóricos o prácticas presenciales, deben cumplir dos características fundamentales:

  • Deben ser válidos. La validez hace referencia a que la prueba debe medir lo que se quiere, en este caso, aprendizajes prácticos.
  • Deben ser fiables. La fiabilidad hace referencia a la consistencia y estabilidad que tienen las mediciones obtenidas, es decir, si aplicada a los mismos sujetos en distintas situaciones los resultados son similares.

En las pruebas prácticas se evalúan destrezas y habilidades del alumnado. En ellas se coloca al alumno/a en situaciones que simulan la realidad para poder evaluar los conocimientos y habilidades que han adquirido a lo largo de un proceso formativo.

Según la clasificación de Ryans y Frederiksen (1990) se pueden establecer tres tipos de pruebas prácticas que se pueden aplicar al alumnado:

  • Identificación o reconocimiento de la adecuación de un procedimiento. Se describe el procedimiento para la realización de una acción y se le pregunta al alumnado si es correcto o tiene errores.
  • Ejecutar una tarea de forma simulada a pequeña escala. Por ejemplo, hacer la RCP a un muñeco tras la realización de un curso de socorrismo.
  • Realizar una tarea muy representativa de los objetivos a evaluar. Por ejemplo, realizar un rol-playing en el que tenga que hacer todo el proceso de rescate de una persona que se está ahogando.

En la elaboración de este tipo de prácticas se deben considerar los siguientes criterios:

  • Se deben diseñar copiando fielmente la realidad para que sean lo más funcionales posibles.
  • Es necesario señalar de forma clara y sencilla todos los aspectos que van a intervenir en la prueba.
  • Hay que especificar correctamente los objetivos que se pretenden conseguir con la práctica.

Además de estos criterios es necesario adecuar las prácticas a la modalidad de impartición del curso de formación, ya que no será lo mismo preparar una práctica para un curso presencial en la que el alumno/a se puede acercar más a la realidad, que en un curso online, dónde será necesario detallar más las características de la práctica y confiar en su correcta realización.

Este tipo de pruebas presentan una serie de ventajas:

  • Se asemejan a las situaciones reales de trabajo.
  • Pueden evaluarse distintos aspectos a la vez.
  • Pueden realizarse en grupo o individualmente.
  • Favorece la generalización de aprendizajes teóricos aprendidos a situaciones reales.

Por otro lado este tipo de pruebas tienen como inconveniente su dificultad en la preparación y aplicación, ya que hay que tener en cuenta multitud de factores.

Para el diseño de este tipo de pruebas se pueden establecer los siguientes pasos:

  • Definir las competencias profesionales que se quieren evaluar.
  • Identificar los criterios de evaluación.
  • Describir el tipo de prácticas que se van a llevar a cabo, lo cual dependerá en gran medida de la modalidad de impartición del curso de formación.
  • Especificar cómo va a evaluarse, determinando los criterios que se van a seguir, instrumentos a utilizar y cómo se va a puntuar.
  • Realizar una hoja de evaluación en la que recoger los datos.
  • Establecer una puntuación para cada criterio para saber interpretar los datos recogidos.

No olvides visitar el blog de pavoni para leer otros artículos

No hay comentarios

para escribir comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies