Pavoni formación Toledo
Centro de Formación Pavoni

La responsabilidad social para nosotros es muy importante, como fundación sin ánimo de lucro que somos. Entendemos que formando técnicos de calidad, especializados y que consigan una titulación oficial, facilitamos la incorporación de estas personas a puestos de trabajo de calidad. Así, nosotros entendemos la formación como un instrumento, un medio para luchar contra el grave problema del desempleo actual y el riesgo de exclusión social que éste acarrea como consecuencia. Por otro lado, y en consonancia con lo anterior, intentamos que el acceso a esa formación sea siempre gratuita y accesible para nuestros alumnos. Sin ir más lejos, en el pasado 2014 el 100% de los cursos que hemos realizado han sido gratuitos para los participantes siendo subvencionados por la Consejería de Empleo de Castilla la Mancha y cofinanciados por el Fondo Social Europeo.

Fachada Pavoni Centro de Formación en Ugena Toledo
Síguenos
Formación profesional para el empleo

Formación profesional para el empleo

Formación profesional para el empleo. Existen dos modalidades de formación profesional en el ámbito laboral que son la Formación Ocupacional y la Formación Continua. Estas formaciones están dirigidas a mejorar la formación de trabajadores ocupados y desempleados, y a adaptarla a la nueva realidad económica y social.
Se define la formación profesional para el empleo como «el conjunto de instrumentos y acciones que tienen por objeto impulsar y extender entre las empresas y los trabajadores ocupados y desempleados una formación que responda a sus necesidades y contribuya al desarrollo de una economía basada en el conocimiento».
Los objetivos de la formación profesional para el empleo son:

  • Favorecer la formación a lo largo de la vida de los trabajadores desempleados y ocupados, mejorando su capacitación profesional y desarrollo personal.
  • Proporcionar a los trabajadores los conocimientos y las prácticas adecuados a las competencias profesionales requeridas en el mercado de trabajo y a las necesidades de las empresas.
  • Contribuir a la mejora de la productividad y competitividad de las empresas.
  • Mejorar la empleabilidad de los trabajadores, especialmente de los que tienen mayores dificultades de mantenimiento del empleo o de inserción laboral.
  • Promover que las competencias profesionales adquiridas por los trabajadores tanto a través de procesos formativos (formales y no formales), como de la experiencia laboral, sean objeto de acreditación.

El subsistema de formación profesional para el empleo está integrado por estas cuatro iniciativas de formación:

1.- La formación de demanda que abarca las acciones formativas de las empresas y los permisos individuales de formación financiados total o parcialmente con fondos públicos, para responder a las necesidades específicas de formación planteadas por las empresas y sus trabajadores. En la formación de demanda podrán participar los trabajadores asalariados que prestan sus servicios en empresas o en entidades públicas (no incluidas en planes específicos para la formación de empleados públicos), los trabajadores fijos discontinuos en los períodos de ocupación, así como los trabajadores que accedan a situación de desempleo cuando se encuentren en período formativo, y los trabajadores acogidos a regulación de empleo en sus períodos de suspensión de empleo por expediente autorizado.

2.- La formación de oferta, que comprende los planes de formación dirigidos prioritariamente a trabajadores ocupados y las acciones formativas dirigidas principalmente a trabajadores desempleados con el fin de ofrecerles una formación que les capacite para el desempeño cualificado de las profesiones y el acceso al empleo. Podrán participar los trabajadores ocupados y desempleados en la proporción que las Administraciones competentes determinen, considerando las propuestas formuladas por el órgano de participación del Sistema Nacional de Empleo.

3.- La formación en alternancia con el empleo, que está integrada por las acciones formativas de los contratos para la formación y por los programas públicos de empleo-formación, permitiendo al trabajador compatibilizar la formación con la práctica profesional en el puesto de trabajo. Podrán participar los trabajadores contratados para la formación y los trabajadores desempleados, en los términos que establezca la normativa específica reguladora de los contratos para la formación y de los programas públicos de empleo-formación, respectivamente.

4.- Las acciones de apoyo y acompañamiento a la formación, que son aquellas que permiten mejorar la eficacia del subsistema de formación profesional para el empleo.

A fin de garantizar el acceso a la formación de trabajadores con mayor dificultad de inserción o de mantenimiento en el mercado de trabajo, podrán tener prioridad para participar en las acciones formativas los desempleados pertenecientes a los colectivos siguientes: mujeres, jóvenes, discapacitados, afectados y víctimas del terrorismo, y de la violencia de género, desempleados de larga duración, mayores de 45 años y personas con riesgo de exclusión social.
Asimismo tendrán prioridad los trabajadores ocupados de los siguientes colectivos: trabajadores de pequeñas y medianas empresas, mujeres, afectados y víctimas del terrorismo y violencia de género, mayores de 45 años, trabajadores con baja cualificación y personas con discapacidad.

No hay comentarios

para escribir comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies