Formación continua. La fundación para la formación continua (FORCEM)

Formación continua

La fundación para la formación continua (FORCEM) es la entidad gestora de la formación continua. Empresas, sindicatos y gobierno acordaron dicho organismo en 1996 cuyo objetivo profesional es la formación de los trabajadores ocupados. El acuerdo es de aplicación en todo el territorio nacional. Contempla varios tipos de acciones formativas:

  • Planes de formación de empresas
  • Planes de agrupados de formación
  • Financiación de permisos individuales de formación

Serán las empresas las encargadas de su planificación y gestión y los trabajadores los encargados de solicitar los permisos.

La formación impartida a través de estas acciones formativas deberán guardar relación con la actividad económica de la empresa y podrá ser de carácter general o específica.

Esta formación a demanda se financia mediante un sistema de bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social que ingresan las empresas. Éstas dispondrán de un crédito para la formación de sus trabajadores, cuyo importe resultará de aplicar a la cuantía ingresada en concepto de formación profesional del año anterior el porcentaje que anualmente se establezca en la Ley de los Presupuestos Generales del Estado. Dicho porcentaje se calculará en función del tamaño de la empresa; cuanto menor sea esta, mayor será dicho porcentaje.

En todo caso, se garantizará un crédito mínimo, que podrá ser superior a la cuota establecida en concepto de Formación Profesional ingresada por la empresa a la Seguridad Social.

Las empresas que durante el ejercicio presupuestario abran nuevos centros de trabajo y las empresas de nueva creación podrán beneficiarse de dichas bonificaciones cuando incorporen a nuevos empleados en plantilla. Estas empresas dispondrán de un crédito de bonificaciones que resultará de la aplicación al número de trabajadores de nueva incorporación de la cuantía que determine la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Las empresas que concedan permisos individuales a los trabajadores dispondrán de un crédito de bonificaciones adicional, hasta alcanzar el límite de disponibilidad presupuestaria en la Ley de PGE.

Se reconoce también la cofinanciación por parte de las empresas, que participarán con sus propios recursos en la financiación de la formación de sus trabajadores, según los porcentajes mínimos que se establezcan sobre el coste total de la formación mediante Orden del Ministerio de Trabajo. No obstante, se podrá eximir de esa obligación a las empresas con menos de 10 trabajadores con objeto de facilitar su acceso a la formación. Se considerarán incluidos en la cofinanciación privada los costes salariales de los trabajadores formados por la empresa durante su jornada de trabajo.

La cofinanciación no aparece establecida para los permisos individuales de formación.

Para la ejecución de las acciones formativas, las empresas podrán organizar y gestionar la formación de sus trabajadores por sí mismas, o bien contratando la formación con centros de entidades especializadas. De igual modo, las empresas podrán agruparse para la formación de sus trabajadores, bajo previo acuerdo escrito que deberá ser comunicado junto con la información relativa a cada acción y grupo.

Es otro artículo del blog del centro de formación Pavoni

No hay comentarios

para escribir comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies